Archivo de etiquetas| tango

De vuelta en El Cruce de Durón – Julio 2021

Dos horas de música variada en El Cruce de Durón para unas cien personas que vinieron a cenar y a escucharnos en directo, dron incluido. Se va notando que el personal está animado, buenas sensaciones, bailes, risas y aplausos. Que no pare la fiesta. Lo disfrutamos como hace tiempo.

Cambalache, tango de Enrique Santos Discépolo
Programa de Julio 2021

Repetimos en El Cruce de Durón

El 1 de Agosto inauguramos temporada de actuaciones veraniegas en El Cruce de Durón. Nada menos que dos horas de buena música estupendamente acompañados y con las medidas que la situación requería. Muchas gracias a Caridad por contar con nosotros y por su cariño.

Cartel
El blanco engorda, en realidad estamos los tres como sílfides.
El audio es del ensayo, ese mismo día: La Cumparsita

El mundo fue y será una porquería

Parafraseo a Enrique Santos Discépolo autor de la letra y música de éste tango que incorporamos al repertorio, muy acorde con los tiempos actuales.

“Que el mundo fue y será una porquería, ya lo sé,
en el quinientos seis y en el dos mil también;
que siempre ha habido chorros,
maquiávelos y estafaos,
contentos y amargaos, valores y dublé.
Pero que el siglo veinte es un despliegue
de maldá insolente ya no hay quien lo niegue,
vivimos revolcaos en un merengue
y en el mismo lodo todos manoseaos.

Hoy resulta que es lo mismo ser derecho que traidor,
ignorante, sabio, chorro, generoso, estafador.
¡Todo es igual, nada es mejor,
lo mismo un burro que un gran profesor!
No hay aplazaos ni escalafón,
los inmorales nos han igualao…
Si uno vive en la impostura
y otro afana en su ambición,
da lo mismo que sea cura,
colchonero, rey de bastos,
caradura o polizón.

¡Qué falta de respeto, qué atropello a la razón!
¡Cualquiera es un señor, cualquiera es un ladrón!
Mezclaos con Stavisky van don Bosco y la Mignon,
don Chicho y Napoleón, Carnera y San Martín.
Igual que en la vidriera irrespetuosa
de los cambalaches se ha mezclao la vida,
y herida por un sable sin remache
ves llorar la Biblia contra un calefón.

Siglo veinte, cambalache, problemático y febril,
el que no llora no mama y el que no afana es un gil.
¡Dale nomás, dale que va,
que allá en el horno te vamo a encontrar!
¡No pienses más, tirate a un lao,
que a nadie importa si naciste honrao!
Si es lo mismo el que labura
noche y día como un buey
que el que vive de las minas,
que el que mata o el que cura
o está fuera de la ley.”